miércoles, 26 de noviembre de 2014

PARA MI AMADO HERMANO


PARA MI AMADO HERMANO

 

 

Te fuiste de mi lado.
En silencio fue tu partida.
Mi corazón se ha desangrado
por tan súbita despedida.

Tu espíritu luchador
a la vida se aferraba.
Más Dios, desesperado,
a su lado te llamaba.

En ángel te has convertido.
Velando por nosotros estás.
Aguardando que se cumpla la cita
de reunirnos en la eternidad.

Sin embargo, me parece tan lejos...
Quisiera ahora poderte abrazar.
Te busco, te llamo. No te encuentro.
Dime... ¿Cómo me he de consolar?

Tu amor incalculable
mis faltas por alto pasó.
Porque el querer de un hermano,
ese, no tiene comparación.

Sé que en el cielo habitas.
Al lado de Dios has de estar.
Aguardaré paciente el día
en que nos volvamos a encontrar.

Entonces será para siempre.
Nada ni nadie nos podrá separar.
No temeré cuando llegue mi momento
pues tu presencia me confortará.

Me esforzaré por ganar el cielo
para no perderte nunca más.
Mientras tanto, guía mis pasos.
Ilumina mi senda, enséñame el camino.

Que tu presencia me rodee siempre
hasta que se cumpla mi destino.

jueves, 9 de enero de 2014

MISERICORDIA


MISERICORDIA

 

¿Por qué apartas tu rostro de mí, oh mi Señor? Tú que eres todo amor.

¿Por qué oh Dios, tu que permitiste que tu hijo Jesús diera su vida en la cruz,

Llevando consigo, todo pecado, toda trasgresión, y enfermedad, quien nos

Limpio con su sangre preciosa derramada en cruz para tener paz y salud,

Viviendo en armonía. De que valió este sacrificio si el mal persiste en el

Corazón del hombre.

 

Señor ¡que hace que el corazón del hombre se pudra al extremo de no

Sentir nada, aun por aquel que los creo y les dio todo, sean propios o ajenos,

Por qué?, siempre se tiene que pagar con mal un bien.

 

No he sido perfecto oh Señor, pero tú conoces mi corazón, y mis pensamientos

Bien sabes cuales han sido mis deseos, y con cuanta fuerza he solicitado se

Cumplan, como también sabes lo que he hecho para vivir en paz y armonía,

Aun conociendo el deseo de otros.

 

Porque has escondido tu rostro de mí? ¿Por qué siento que me has abandonado?

Estoy solo, tantas veces lloro tratando de olvidar, solo penas y tristeza, con

Un futuro incierto, así aun espero tener paz en esta tormenta.

 

Porque los caminos de los hombres están ante los ojos de Jehová,

Y él considera todas sus veredas, prenderán al impío sus propias

Iniquidades, y retenido será con las cuerdas de su pecado, morirá

Por falta de corrección, y errara por lo inmenso de su locura.

 

Perversidades hay en su corazón, anda pensando en el mal en todo tiempo,

Siembra discordias, por tanto su calamidad vendrá de repente,

Súbitamente será quebrantado, y no habrá remedio.

 

Arrepiéntanse

martes, 12 de noviembre de 2013

Quiza sea el final

Quizá sea el final
 
 
En este momento de mi existensia, es muy difícil el poder conciliar la gran cantidad de conflictos que existen en mi mente y corazón, comprensible para michos, pero sin razón para mi.
En mis años de vida siempre este hombre que escribe ha estado para todos los que lo han necesitado, prestando su ayuda económica, moral y espiritual.
 
Todo el bien que he logrado hacer a todas la peronas, ya sean familia o particulares, en su mayoría el pago recibido ha sido una puñalada en la espalda, ¿ y quien fue el causante del daño causado? aunque paresca increíble quién hizo el bien fue culpable por el mal causado, ¿ comprensible, no lo entiendo?
 
Porque se transformo esta naturaleza, ¡ humana! que tiene o que le queda si en su mayoría parecen aves de rapiña, todos sin acepción solo esperan el que muera para pelear los dineros y bienes materiales, pelear el reparto reparto de los mismos sin conciencia.
 
Que triste es crear este tipo de seres, para que cuando ya tengan la edad necesaria comiencen a crear ardides para hacer de la vida un infierno, esperando que muera por un infarto por el estres que se padece como alimento diario.
 
Mía es la venganza dice la palabra de Dios, espero en ella para retribuir les un poco del mal esparcido a los cuatro vientos como una plaga bacteriana sin cura, totalmente desconocido el antídoto para tal mal,
 
Ben a mi oh mi Rey de amor, mi señor de Paz, recibe mi espíritu, mi cansancio esta en limite y paz no existe en mi.
 
Te lo ruego mi Señor, acuerdate de tu siervo.

miércoles, 30 de octubre de 2013

UN NECIO


UN NECIO

 

Como no conviene la nieve en el verano, ni la lluvia en la siega, así no conviene al necio la honra. Como el gorrión en su vagar, y como la golondrina en su vuelo, así la maldición nunca vendrá sin causa.

El látigo para el caballo, y el cabestro para el asno, y la vara para la espalda del necio. Nunca responda al necio de acuerdo a su necedad, para que no seas tú también como él.

Responde al necio como merece su necedad, para que no se estime sabio en su propia opinión. Como el que se corta los pies y bebe su daño, así es el que envía recado por mano del necio.

El que pasando se deja llevar por la ira en pleito ajeno es como el que toma al pero por las orejas. Como el que enloquece, y echa llamas y saetas y muerte, tal es como el hombre que engaña a su amigo, y dice: ciertamente lo hice por broma.

Sin leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso, cesa la contienda. El carbón para las brasas, y la leña para el fuego, y el hombre rencilloso para encender contienda.

Las palabras del chismoso son como bocados suaves, y penetran hasta las entrañas. Como escoria de plata echada sobre el tiesto son los labios lisonjeros y el corazón malo. El que odia disimula con sus labios, más en su interior maquina engaño.

Cuando hablare amigablemente, no le creas, porque siete abominaciones hay en su corazón. Aunque su odio se cubra con disimulo, su maldad será descubierta en público. El que cava foso caerá en él; y al que revuelve la piedra, sobre él le volverá.

 

 

Solicitare sabiduría y paz a Dios para aplicar esto en mi vida, y no permitir que otros vivan bien con mi muerte, en algún momento, Dios escuchara mi clamor y pagara a cada quien de acuerdo a lo dicho con su boca.

jueves, 3 de octubre de 2013

SONATINA



La princesa está triste... ¿qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave de oro;
y en un vaso olvidado se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos-reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales,
y, vestido de rojo, piruetea el bufón.
La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa acaso en el príncipe del Golconsa o de China,
o en el que ha detenido su carroza argentina
para ver de sus ojos la dulzura de luz?
¿O en el rey de las Islas de las Rosas fragantes,
o en el que es soberano de los claros diamantes,
]o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

¡Ay! La pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar,
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de mayo,
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,
ni los cisnes unánimes en el lago de azur.
Y están tristes las flores por la flor de la corte;
los jazmines de Oriente, los nulumbos del Norte,
de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

¡Pobrecita princesa de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
en la jaula de mármol del palacio real,
el palacio soberbio que vigilan los guardas,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

¡Oh quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!
(La princesa está triste. La princesa está pálida)
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe
(La princesa está pálida. La princesa está triste)
más brillante que el alba, más hermoso que abril!

¡Calla, calla, princesa dice el hada madrina,
en caballo con alas, hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte

Rubén Darío

LO FATAL


 
 
LO FATAL



Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura, porque ésta ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,
¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos...!

Rubén Darío

MELANCOLIA


MELANCOLÍA



Hermano, tú que tienes la luz, dime la mía.
Soy como un ciego. Voy sin rumbo y ando a tientas.
Voy bajo tempestades y tormentas
ciego de ensueño y loco de armonía.

Ese es mi mal. Soñar. La poesía
es la camisa férrea de mil puntas cruentas
que llevo sobre el alma. Las espinas sangrientas
dejan caer las gotas de mi melancolía.

Y así voy, ciego y loco, por este mundo amargo;
a veces me parece que el camino es muy largo,
ya veces que es muy corto...

Y en este titubeo de aliento y agonía,
cargo lleno de penas lo que apenas soporto.
¿No oyes caer las gotas de mi melancolía?
Ruben Dario